viernes, 21 de marzo de 2008

Todos somos buenos y malos, todo depende de las circunstancias

El lunes pasado Roy Jimenez Oreamuno publicó en su blog un post, con video incluído, sobre el libro de Melanie Klein La Doctrina del Shock, en el que denuncia que el capitalismo aprovecha las situaciones de catástrofe para imponer su doctrina de forma abominable.

El jueves Franziska publicó tambien un post que encoge el alma denunciando que cada quince segundos muere en el mundo una mujer, degollada, apaleada, quemada, arrojada desde un balcón o un puente, atropellada, tiroteada o ahorcada. Y esos son solamente dos de mis blogamigos. En la blogosfera, y en todos los medios, encontramos cientos de denuncias o noticias parecidas que desatan un torrente de emociones que van desde el dolor, la indignación o el asco, a la tristeza.

¿Cuanta intensidad emocional negativa puede uno soportar día tras día procedente de los medios de información antes de ser invadido por la indiferencia? No lo sé, pero según Robert M. Sapolsky, catedrático de Neurología y Biología de la Universidad de Stanford, pensar continuamente en posibles amenazas o desastres sobre los que no tenemos control crea situaciones de emergencia interna, ansiedad o estrés que existen para resolver emergencias reales. "El corazón late como loco -dice- porque el cuerpo se moviliza para crear la energía necesaria y pasar a la acción al tiempo que se detienen todos los procesos no esenciales". Si la solución del problema no depende de uno mismo todo el proceso que se desencadena en el cuerpo es un desgaste inútil. Quizás por eso muchos de nosotros simplemente evitamos seguir pensando en ello.

Yo no puedo evitar que en esos momentos en que me enfrento a la brutalidad humana me vengan a la mente Phil Zimbardo y el EXPERIMENTO STANFORD, los libros de Eudald Carbonell como EL NACIMIENTO DE UNA NUEVA CONCIENCIA, Antonio Damasio y EL ERROR DE DESCARTES) y otros, que creo que me ayudan a comprender (no justificar, claro está) desde el por qué de las barbaridades de la Inquisición hasta el holocausto, o desde la Doctrina del Shock y las barbaridades de Abu Grahib hasta los malos tratos o el que una mujer impida que su hijo vea a su padre; todas ellas, para mi, "animaladas" de mayor o menor calibre.

Exponerlas todos los días y en todos los medios implica, supongo, enfrentarse a la verdad, pero ¿no se trata solamente de una verdad a medias? ¿No consiste en ver la paja en el ojo ajeno? ¿Que garantías tenemos de no cometer las mismas barbaridades si estuviéramos en las mismas circunstancias? ¿Qué sabemos de esas circunstancias?

Sinceramente creo que la búsqueda de la verdad, sin duda imprescindible para la evolución, pasa antes que nada por conocer la verdad propia porque "ahora que estamos expuestos no sólo a un holocausto, sino a muchos holocaustos en todo el mundo, vemos que TODOS los seres humanos tienen la potencialidad de ser increíblemente virtuosos, individuos generosos y respetuosos con los demás, pero también de convertirse en bestias horribles (Damasio) y porque "necesitamos liberarnos del comportamiento primate más elemental y desarrollar una forma de comportamiento inteligente en el que la cooperación y la distribución de los recursos estén por encima del individualismo" (Carbonell) ya que "aún no somos humanos"sino "primates poco humanizados"(Carbonell).

Sin pasar por esa etapa de auto-conocimiento, auto-aceptación y auto-control, el clamor por la justicia global no creo que pueda ser efectivo porque, puestos en una situación límite, cada uno de nosotros podría ser capaz de "animaladas" abominables, aunque solo fuera por el sentimiento de venganza que todos albergamos, para nuestra propia supervivencia (esto se merece otro post). Un ejemplo reciente: ¿Quien incendió el piso de Barcelona que hemos visto estos días en las noticias? ¿La mujer que iba a ser deshauciada ese mismo día, quizás?

Nadie parece saber hacia donde se dirije la humanidad pero los científicos no se cansan de repetir "que lo importante ahora es desarrollar la razón y olvidarse de las creencias, los mitos y los prejuicios que siguen siendo la esencia del conflicto humano, sea individual, social o político" (Carbonell).

El mundo no está dividido en buenos y malos, ese es el primer prejuicio a olvidar. TODOS somos buenos y malos. Sin ese prejuicio, creencia y mito el experimento Stanford, en el que un grupo de estudiantes maltrataba conscientemente a otro, y por encargo, no habría podido desarrollarse, ni hubiera tenido que ser suspendido para evitar el sufrimiento insoportable de unos (los buenos) y las tropelías inaceptables de otros (los malos) Ver en YouTube (en inglés).

recibir actualizaciones por correo electrónico

22 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Bueno para mí lo primordial es el conocimiento del bien y del mal, y como podemos manejarnos en ese mar de ideas, conocerlas, y poderlas explicar como muy bien haces en tu post, el porqué el ser humano puede ser grandemente virtuoso o exponencialmente bestial.

Partiendo de un principio cristiano que nos dice que somos seres caídos en pecado, pues lastimosamente tenemos tendencia al mal por medio del pecado.

Pecamos de soberbios, de malos, de egoístas, de inmisericordes, de tanto pecamos.

A veces al ignorar las cosas o no tomar partido en algo nos hace cómplices perversos de la maldad de los demás.

Hay un artista costarricense que va a participar en una Bienal centroamericana, exponiendo sus obras, y en Honduras este mismo artista amarro a un pobre perro callejero y le puso comida y agua, a una distancia para que la cuerda no le diera chance de alcanzarla.

El animalito murió amarrado de hambre y de sed, mientras la gente visitaba la exposición pasaban cerca del animal y no se inmutaban para nada.

Ya que era en post del arte.

Ante todo esto pues si somos potencialmente con tendencias hacia el mal, pero también tenemos el otro lado la bondad.

Tenemos la capacidad de ser grandemente creativos, generosos, amorosos, fieles, podemos tener cosas buenas y muy sublimes.

Que nos hace a veces sacar lo más vil de nuestras almas. Uno podría justificarse diciendo que las circunstancias, pero al final yo creo que es el libre albedrío el que decide.

Al final decidimos si amamos o odiamos, así de simple.

El mundo se convirtió en una gran aldea global, la información fluye hoy en día a una velocidad inimaginable, nos damos cuenta de todo lo que pasa en el mundo en cuestión de minutos las noticias buenas y malas viajan por todo el orbe.

Claro es agotante oír rumores de guerras todos los días, violencia domestica, narcotráfico, terrorismo,
Nacionalismos extremos, fundamentalismos religiosos, asesinatos en masa. Hay tanto mal hoy en día, que debemos como desintoxicarnos a veces de tanta cosa que oímos y vemos en el mundo.

Debemos saber como se maneja el mundo, como se maneja el discurso dominante para saber como manejarlo.

Debemos saber como funciona el sistema capitalista en donde nos desarrollamos, para saber como manejarlo.

Ya que no es solo consumismo, producción de bienes y servicios, inflación, recesión, bolsas de valores, exportaciones e importaciones, también hay exclusión del mercado, los que no tienen capacidad de compra quedan a la deriva sin poder consumir, mientras empresas destruyen alimentos para no afectar la oferta y la demando en el precio de sus productos.

Reacciones violenta de los mercados, capitalismo salvaje como lo definió el Papa Juan Pablo II.

Claro el sistema nos da oportunidades increíbles de desarrollar nuestras habilidades personales, que son únicas, pero también el sistema crea grandes divisiones entre ricos y pobres.

Será la frustración la que lleva al ser humano a la violencia de género, será su machismo, o sus comportamientos aprendidos, que hacen a veces que el hombre vea a la mujer como un bien y no como una compañera.

Por eso a la hora de reflexionar, podemos también pensar en las cosas buenas que la ciencia y el ser humano es capaz de hacer.

Nuevas medicinas, aunque a veces nos engañan como por ejemplo con los antidepresivos, que parece que no funcionan. Pero hay nuevos tratamientos para los niños enfermos de ciertos males que en sus países son epidémicos.

Hay corazones bondadosos que luchan por el ser humano, me acuerdo de la Madre teresa de Calcuta.

Hay grandes líderes que se preocupan por el bienestar de sus ciudadanos sin importarles que los que ostenten los poder no estén de acuerdo con ello.

Hay bellezas naturales, hay amor también y hay esperanza.

Por eso a veces en mi blog posteo cosas bellas, arte, estrellas, el sol, los planetas, por lo menos para desintoxicarnos de tanta información negativa.

Al final creo que es una decisión personal si somos buenos y malos, y debemos ser responsables de esa decisión que al final, solamente compete a nosotros mismos.

Saludos

Theodoro dijo...

Hola, María.

Gracias por esta información valiosa. Trataré de leer a este arqueólogo Eudald Carbonell.

Cito:

Carbonell piensa que lo importante ahora es desarrollar la razón y olvidarse de las creencias, los mitos y los prejuicios que siguen siendo la esencia del conflicto humano, sea individual, social o político.


Es curioso. Para los hombres de mi generación, que éramos los jóvenes de veinte allá por el sesenta y ocho, la fe en la ciencia era algo que venía con la misma enseñanza escolar, que estaba entre los valores establecidos. No masivamente, es cierto. Pero al menos todos los que habíamos pasado por una escuela en la cual la ciencia era el centro de todo, teníamos esa fe ciega.

Yo no perdí esa fe; digamos que he dejado de concurrir a sus liturgias.

Hace más de veinte años que abandoné las lecturas no fiction por las de ficción.

Creo que es hora de que retome esas lecturas. De lo leído en tu post, en tus entradas, han surgido las ganas de leer a este autor.

Gracias otra vez.

Alfredo.

Nota: Debí dejar este comentario en la entrada pertinente a E. Carbonell, pero lo hago aquí por razones de cercanía en la fecha.

Lidia M. Domes dijo...

En este mundo dual, todos estamos inmersos y somos parte de todas las emociones, somos víctimas y perpetradores en alguna parte de nuestro ser. Querer ser inocentes nos lleva a estar denunciando y acusado a otros pero la energía la compartimos (si bien en distinta medida) todos...

Hacernos responsables es comenzar a conocernos a nosotros mismos, "reponder" en lo cotidiano, observar todo eso que rechazamos en los demás, que es nuestro propio reflejo, trabajar en nosotros mismos, aumentar la consciencia y actuar, aunque sea en las pequeñas cosas...

Un abrazo!!!

Lidia

neurotransmisores dijo...

Estoy de acuerdo con Lidia. Lo exterior es el reflejo del interior.
Saludos.

Francisco Ortiz dijo...

Nuestra civilización está enferma. Somos víctimas que matamos, somos muertos que asesinamos, somos solitarios que dejamos solos a otros, somos débiles que nos empleamos con ímpetu en maltratar a los que son aún más débiles. Creo que hay que intentar otras vías. La ciencia es un páramo para lo ético. La política es un páramo para la razón. El individualismo es un páramo para el propio ser humano. Hay que buscar otras vías. Hay que hacer tábula rasa. Romper, ver qué queda y recomenzar. Tenemos mucha información, mucha preparación, pero no damos pasos adelante. El mal de los intelectuales. El mal de la manipulación. El mal de sólo ver el mal y ahogarnos en la marea del no querer saber más para no quedarnos ciegos y tontos. Pero vendrán más años malos y nos harán más ciegos, como decía Sánchez Ferlosio. Y entonces alguien vendrá y tendrá todo el derecho de decirnos que somos ciegos y cobardes. Un saludo. Magnífico blog. Magnífica exposición del tema. Gracias por tu visita. Aquí tienes un lector más.

Javier dijo...

Todos poseemos la ansiedad de no ser buenos, de pensar simplemente en el día a día y eso a veces termina por atrofiar la naturaleza de nuestros sentimientos. Todo lo que nos rodea es lo justo que merecemos, pues así lo decidimos (y en esto quiero abarcar toda la estupidez humana a la hora de capturar la información por los medios de comunicación)

controlar las masas es casi imposible y que decir del fanatismo, no hay control por nosotros mismos y eso, al final, será nuestra tumba.

felicidades por la lectura de este post.

saludos!!!!

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Vengo directamente por la recomendación de Francisco Ortiz, aunque ya había pasado por aquí alguna vez. Me ha parecido muy interesante y de una utilidad impresionante tu información. A veces me sorprendo de mi misma e incluso me pueden dar miedo mis pensamientos, creo que todos somos capaces de todo, solo necesitamos el momento justo y la circustancia precisa.
Pasaré más veces psor aquí.
Saludos

Ricardo Tribin dijo...

Muy bueno tu post.

Me acordaste de las arritmias cardiacas o las taquicardias cuando hablas de "El corazón late como loco -dice- porque el cuerpo se moviliza para crear la energía necesaria y pasar a la acción al tiempo que se detienen todos los procesos no esenciales".

a veces es un poco mas complejo el caso pues factotres externos entre ellos el stress la pueden ocasionar.

Una barzo..

claudia dijo...

qué buen post, maría, para reflexionar, mirarnos para adentro, y aceptar que es así, todos somos buenos y malos, unos más, otros menos, pero en algún momento no actuamos como es esperado, o con bondad, la perfección no existe
y la vida debería irse en eso, en tratar de mejorar, de pensar, y de dar valores, empezando por nosotros mismos

un abrazo, y me alegro te sientas bien entrando a mi espacio :)

besos
claudia

Conciencia Personal dijo...

A dónde vamos, humanidad? Desgraciadamente las tragedias del mal afloran y los medios de comunicación se encargan de enfatizar y la mayoría de las veces mal informar, recuerdo a mi maestro de filosofía diciendo: para estar bien informado prefiero no ver televisión, ni leer la prensa. No sólo las sociedades producto del capitalismo crean sociedades del bien y del mal, países subdesarrollados como el mío, la sociedades golpeadas por el hambre, la misería, hace que incurran en actos de vandalismo, indignos e injusticia social.

María gracias por regresar....por supuesto puedes colocar el link.

un abrazo y gracias por el manejo que le das a la información...

HUGO dijo...

Muchas gracias por lo de incluirme entre tus preferidos,te envidio sanamente ya que la primavera esta entre ustedes aca entro el otoño pero la temperatura continua agradable saludos .

Rodolfo Serrano dijo...

Gracias por tu visita. Me apunto para visitarte. Me parece muy interesante y educativo lo que escribes.

celebrador dijo...

Se ve que eres persona meticulosa y que no ahorras esfuerzos.

Tux textos, indefectiblemente, tienen contenido. Un contenido que no es del tipo "brindis al sol", sino que parte siempre de un intenso trabajo previo

Enhorabuena

Dicho esto mi experiencia personal no coincide con la referencia que dasd de Carbonell. Mi cerebro, bastante bien desarrollado creo yo, es una herramienta que sirve para lo que sirve pero que no sirve para todo, de todo y todo

Otra capacidad igualmente mía es el sentir. Pues fíjate, cuando yo me siento bien, en ese preciso momento, yo estoy bien. Y cuando estoy bien, desarrollo por "desbordamiento" un buen comportamiento y un buen estar con los demás y hacia los demás. Y veo que funciona así en "modo automático"

Franziska dijo...

María querida, vamos por partes.

Primero te felicito por este artículo. Todo lo que expones es coherente, lúcido. No tengo la menor duda. Se ve que tras de tus palabras está el currículum de toda una vida profesional.


Tu artículo es muy largo y no es mi intención discutirlo. Aunque podría matizar alguna cosa. Los animales estoy segura que no conocen la perversidad de nuestra especie. Pienso que, quizás, sea lo único bueno que aún nos queda.

Ahora, si me permites, veo que se dirige más a poner de relieve que no debemos sufrir por aquello que no está en nuestras manos remediar. Perdona mi torpeza, pero lo que no entiendo es qué tiene que ver con los juicios de valor, de si nos consideramos buenos o malos (éste sería un tema muy interesante y que se utiliza constante como arma arrojadiza en nuestra sociedad).

a) Una cosa es la violencia social que sufren las mujeres. Te aseguro que dos años de voluntariado en A.I. dan para mucho. De esta organización son los datos de cada 15" muere en el mundo, etc.

b) Otra, que la agresividad humana se active en la misma zona del cerebro que otras actividades placenteras: comida, sexo, drogas.

Desde mi punto de vista éste puede ser un descubrimiento importante pues, quizás, podría encontrarse, partiendo de esa base, un tratamiento para personas que, desgraciadamente, o se pudren en la cárcel o estarán siempre produciendo víctimas: porque son enfermos. Los violadores son un ejemplo. Los sádicos, etc.,

Quiero que sepas que tus blogs tienen todas las virtudes que yo valoro más. En ellos no se pierde el tiempo con bobadas. Todos los temas son suculentos. Eres una magnífica escritora y además sencilla y acogedora. A mí me gusta verte en mi blog y valoro en mucho tus comentarios.

Un abrazo.

Maria dijo...

Hola ROY: Si hubiera conocido la polémica que ha traido el artista costarricense Habacuc cuando escribí el post sin duda lo hubiera incluído como ejemplo de que es mucho más fácil juzgar a otros que mirar dentro de uno mismo puesto que como el mismo dijo "Nadie llegó a liberar al perro ni le dio comida o llamó a la policía. Nadie hizo nada. Tan cruel el uno como los otros. Es increíble. Tenemos muchas cosas buenas como dices, incluyendo la capacidad de empatizar, pero creo que necesitamos desarrollarla a la vista de ejemplos tan penosos como este y tantos otros.


Hola ALFREDO: Me alegra que Carbonell despertara tu interés y me encantará conocer tus impresiones sobre lo que escribe si te decides a publicarlas.


LIDIA, muchas gracias por tu visita y por tu comentario que comparto plenamente.

NEUROTRANSMISORES: Gracias por tu visita, como siempre me alegra verte por aqui.

PS// Mi PC me la volvió a jugar y se me borró el resto de mis respuestas. Tendré que volver para completarlas. Lo siento.

Maria dijo...

FRANCISCO, gracias por tu visita, por tu comentario y por tu amabilidad. Ya he comentado en tu blog que este texto que me has dejado me ha impresionado mucho por su fuerza y por su calidad.
Yo tambien tengo la sensación de que no damos pasos hacia adelante pero los humanos somos eternamente optimistas, siempre creemos que el mañana será mejor mientras repetimos los mismos esquemas una y otra vez. Quizás si algún día lo políticamente correcto fuera dejar de vernos a nosotros mismos en blanco o negro... si aceptáramos nuestra propia gama de grises un poco más alla de asumir que "nadie es perfecto"...Quizás, quizás...


Hola JAVIER, bienvenido, gracias por tu visita. Pienso como tu que no tenemos suficiente control de nosotros mismos pero creo que un cambio radical en la educación podría arreglar la situación, a medio o incluso largo plazo, eso si, pero más valdría tarde que nunca.


Muchas gracias por tu visita LA CASA ENCENDIDA, me alegra que esta vez te hayas detenido a comentar. Comparto tu opinión que "Solo necesitamos el momento justo y la circunstancia precisa..." Hé ahi la cuestion: De poco nos sirve prejuzgar a otros e indignarnos si luego buscamos mil excusas para justificarnos cuando erramos.


Justamente RICARDO al estrés apuntaba al parafrasear a Sapolsky. Cuando estamos estresados no estamos lúcidos para evaluar las situaciones en su conjunto.


Besos CLAUDIA, y muchas gracias por tu visita y por tu opinión, que comparto.

HUGO, gracias por tu visita. Me relaja mucho Blogilandia, lo recomiendo, y me interesa lo que publicas en Blog de Notas. Seguiremos en contacto, un abrazo.


Gracias RODOLFO por la visita y el comentario. Yo disfruto leyendo lo que escribes y aprendiendo tambien algo de tu oficio. ¡Nos vemos!


Muchísimas gracias por tus parabienes CELEBRADOR. Me ha encantado tu comentario porque creo que "redondea" lo que pretendía transmitir. Justamente creo que de sentirse bien (o de sentirse mal) se trata. Si cuando se está bien se desarrolla "por desbordamiento" un buen comportamiento y buen estar con los demás ¿qué se desarrolla cuando uno está mal, cuando la vida o el entorno nos maltrata? ¿Hostilidad? ¿Ira? ¿Resentimiento? Hé ahí la cuestión...


Mi querida FRANZISKA, muchas gracias por tu apoyo y comprensión y sobre todo muchas gracias por compartir aquí tu opinión y tu experiencia. Por si te interesa te dejo la dirección de un documento sobre el perfil de los maltratadores publicado por el Centro de Estudios Jurídicos del Ministerio de Justicia que creo que te sorprenderá. Es un pelín denso, pero se podría uno saltar algunas secciones e ir un poco al "pan pan y al vino vino".

http://www.cej.justicia.es/
pdf/publicaciones/
medicos_forenses/MEDI31.pdf

PS// Creo que tambien podría interesar a otros lectores que pasan por aqui.

Maria dijo...

Hola MONIQUE! Gracias a ti por venir a verme y por tus amables palabras. La verdad es que no se a donde se dirige la humanidad pero mientras no encontremos la tendencia hacia la justicia individual y social me parece que lo que dice Eudald Carbonell se ajustará a la realidad.

Zafferano dijo...

En fin María, todos somos buenos y malos y en situaciones límites puede que se pierda el control. No me canso de decir cuánto aprendo leyéndote y a la vez cuánto me haces pensar. Y después de pensar un rato y basándome en mis propias experiencias he llegado a la conclusión de que mi lado malo debe estar medio atrofiado, porque he vivido situaciones realmente violentas, tanto en mi infancia como en mi matrimonio,y no ha salido a la luz. Pero miedo, miedo sí he sentido muchas veces en mi vida.

Seguiré pensando y como bien dice Lidia, analizándome interiormente para aprender a actuar de manera diferente ante mí misma y hacia los demás.

Un besote!

Zafferano dijo...

Hola preciosa, muchísimas gracias por tu mensajito. Después de un día como el de hoy llegar a casa y encontrar tanta dulzura es una alegría. Gracias por tus palabras y tu afecto, me has hecho sentir muy bien.

Un beso muy especial.

Maria dijo...

Hola ¡corazón! dice un viejo proverbio inglés que lo que va vuelve y desde que leí tu blog por primera vez sentí tu propia ternura de niña grande. Un abrazo de oso grandote de peluche.

Terox dijo...

María, que excelente post!

Tarde dos días en leerlo (saborearlo), ver los videos, etc.

El famoso experimento Stanford!

El primer paso es comprender, por que si no entendemos el origen de lo que pasa (o hacemos que pase), tampoco podemos cambiarlo, o bien, el remedio nos puede ser peor que la enfermedad.

Curioso lo que dice Celebrador, aunque no estoy seguro. Creo que nuestra única herramienta es el cerebro, eso sí, usando ambos hemisferios. Hace poco publiqué algo al respecto...

kamelucha dijo...

La verdad que leyendo tus spost, me quedo tonta, claro , eso ,sigo aprendiendo por supuesto que si.
Mis chicos son muy lectores, eso no lo heredaron de mi jejee,,
Pero si lo que mejor pude hacer , es a ser las buenas personas que son, solidarios y amables con el genero opuesto al cual respetan mucho y son amantes de los animales,ambos tienen y los cuidan con amor.
seguire leyendo y aprndiendo y si creo que todos llevamos un diabliyo dentro, que si se asomase de vez en cuando,uff màs de uno tendria que correr.
un abrazo Maria,,
le darè el nombre del libro que me llamo la atencion.