lunes, 14 de enero de 2008

Valorarse y ser valorado

(tiempo de lectura 2'40")

Hoy en día todo el mundo habla de la autoestima, de quererse a uno mismo, de mirarse al espejo, lanzándose besos y recordándose uno mismo que "tu vales mucho nene". Tener la autoestima en su sitio parece ser una responsabilidad individual si nos atenemos a lo que leemos ¿pero es realmente así o forma parte de la interacción humana? Según la RAE el significado de la palabra valorar es "reconocer, estimar o apreciar el valor o mérito de alguien o algo" y de acuerdo con la definición del mismo diccionario autoestima es la valoración positiva de sí mismo.

Aplicarse a uno mismo estas definiciones parece simple pero todos sabemos que valorar lo que uno es, de lo que uno es capaz y lo que uno consigue no es habitualmente sencillo, quizás porque no nos enseñaron a hacerlo. Aprendimos a convivir con ese hambre de aprecio y valoración hasta que la psicología de salón, los libros de autoayuda e Internet comenzaron a repartir consignas y mensajes a diestro y siniestro, indicando que más vale aprender rapidito a satisfacer las propias necesidades psíquicas que andar siempre con las expectativas frustradas, porque la frustración, ya se sabe, genera ira y convivir con una vara de medir que parece indicar que no se está dando la talla produce sentimientos dolorosos y el dolor también puede acabar en ira y la ira suele esconderse detrás de muchas tonterías emocionales como involucrarse en peleas en las que una victoria es una caricia de autoestima.

Es fácil acostumbrarse a tener lo que uno necesita sin tener que salir a buscarlo. Tener hambre con dinero en el bolsillo o con el frigorífico lleno no es lo mismo que tener que buscar alimento cada vez que se siente la pulla en el estómago. La autoestima es un poco como el alimento, todos la necesitamos pero no siempre llega cuando se siente el aguijón de la necesidad. Además lo tangible, como el alimento, también es más fácil de medir. Una madre atenderá con rapidez la necesidad de comer de su niño de tres años porque tiene una idea clara del valor de la alimentación para la vida, pero quizás no reconozca o no valore del mismo modo el hambre de valoración del pequeño que ha conseguido atarse solito los cordones de los zapatos. Si satisfacer las necesidades alimenticias es vital para la vida física, satisfacer las necesidades del yo es vital para la vida psíquica.

Los pequeños éxitos del aprendizaje pueden pasar con una mera sonrisa, un comentario banal o incluso pasar desapercibidos, como algo que tenía que ocurrir de todos modos tarde o temprano. Ocurre que los niños oyen con más frecuencia frases como "¡que alto estás! ¡Qué guapo estas! hechos sobre los que el niño no tiene control alguno, mientras que frases como ¡qué bien lo has hecho! ¡tu esfuerzo ha merecido la pena, lo has conseguido! ¡bien hecho! puede que no suenen con tanta frecuencia. La ironía es que probablemente en la intimidad los padres se congratulen de lo listo que es su vástago y compartan su satisfacción con amigos o vecinos.

Y así vamos creciendo, buscando éxitos que se toman como hechos cotidianos "normales", sin un valor particular. Traer buenas notas a casa, aprobar, o debería decir mejor "ser aprobado", es lo que se supone que tiene que hacer un chaval. Depende de él mismo. Sin embargo comentar en familia el esfuerzo o las dificultades encontradas para llegar a esa aprobación/valoración" del maestro es quizás poco habitual.

Con frecuencia tambien se asume como "normal" pasar por la universidad y llegar a un puesto de trabajo sin recibir más que algunos templados parabienes. Un trabajo bien hecho es lo que se espera de uno ¿por qué tendría que ser tema de parabienes cumplir con la obligación? Tanto es así que cuando éstos llegan con frecuencia ni siquiera sabemos como responder. Un "gracias" entre dientes, o un "no tiene importancia", suele ser lo único que se nos ocurre porque no estamos acostumbrados a la valoración y el elogio por nuestras acciones, más bien al contrario, partimos de la base de que más nos vale hacer las cosas no solo bien, sino mejor que bien, porque se ha corrido la voz de que en la empresa nadie es imprescindible, lo que en realidad es mentira, como explica Ivan Lasso en su post titulado Lo del barco y los pasajeros.

recibir actualizaciones por correo electrónico
Technorati Profile

29 comentarios:

CresceNet dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my site, it is about the CresceNet, I hope you enjoy. The address is http://www.provedorcrescenet.com . A hug.

neurotransmisores dijo...

Pienso que en la empresa la mejor valoración que nos pueden hacer es darnos un buen sueldo.
Sobre la educación nos movemos entre el amor incondicional de la madre y el "tienes que hacerlo mejor" del padre. Al hacernos adultos la educación recibida muchas veces no vale para situación actual.

Cigarra dijo...

Un post para meditar; con rspecto a nosotros mismos, pero sobre todo en lo que se refiere a nuestra valoración de los otros y como se la hacemos llegar. Mas que nada si somos padres. Gracias por hacernos pensar, y gracias por tu visita

Károly Domonyi dijo...

Hi,

Your site is one of my favorites seen around blog explosion. Keep up the good work.
I enjoy reading your blog. It is great to find someone who can find the fun things in life!

I wish you all the best in all years.

Please take a look at my websites and increase your page rank, traffic as well. I look forward to developing

a friendship and networking with you. Let me know if there is something I can do to assist you with your

business.

With Regards,

Karoly Domonyi
http://www.Aries.hu
http://www.ariestrade.com
http://www.DogCatSite.com
http://www.AddProductFree.com

Maria dijo...

Hola NT. Desde luego la mejor valoración en el trabajo es el sueldo y que no te puteen a cambio de lo que te pagan y si hay una palmadita en la espalda estupendo y si no pues... tambien.

Hola Cigarra, muchas gracias a ti por tu visita y por tu comentario. Esto de ser padres puede ser bastante complicado a veces, no medites mucho ¿eh?

Maria dijo...

Hi crescenet I shall visit your site, thanks for your comments.


Hi Karoli, I'll be visiting you and will keep in touch. Thanks for having a look and for your comments.

Franziska dijo...

Quizás porque yo tuve una madre que encontraba en mí todas las cosas buenas del mundo y ponía en mi tan altas ilusiones que ni siquiera yo llegaba a creermelo...seguramente por esa circunstancia cuando he querido hacer algo he ido a por ello sin pensarlo demasiado. Seguramente por eso me casé (ahora reconozco que es la mayor tontería que he hecho en mi vida, sin embargo, las consecuencias fueron tres hijos que han merecido la pena). Y ya puesta podría seguir con muchos "seguramente" pero desisto para no cansar pues he de reconocer mi tendencia a excederme en las explicaciones.

Todo lo relacionado con la sicología me ha interesado desde que era muy jovencita y pensaba que podría conocer el alma de la gente leyendo libros de psicología: craso error. De todos los que leí recuerdo "El sentido de la vida", de Alfred Adler que fue muy significativo para mí por el mensaje tan positivo que transmitía.
Un cordial saludo.

Maria dijo...

Hola Franziska, gracias por tu visita y tu comentario. En una ocasión le pregunté a un médico amigo por qué había abandonado la patología por la psiquiatría después de bastantes años. Su respuesta inicial fué inmediata y sin ambages: "Necesitaba conocerme a mí mismo". Creo que conocer el alma de la gente pasaría por conocer primero la propia.

Sofi dijo...

La autoestima es un tema complejo y para asumir la propia autoestima es fundamental conocerse primero y aceptarse como se es, sin construir castillos en el aire. Muy interesante tu escrito, María. Saludos

Adolfo Calatayu dijo...

Me encanta y a la vez me provoca mucha gracias el nombre de tu blog,como si lo emocional estuviera vinculado a las tonterías (sí,ya sé que la mayoría de las personas efectúa esa correspondencia,pero bueno...).
Es una hermosa e interesante entrada,gracias.
Un gran abrazo

Natacha dijo...

Hola María, me voy a permitir discrepar. Creo que es sano y que esto te interesará. La autoestima en sí encierra un gran peligro. Mi experiencia como madre me dice que cuando te empeñas en fomentar la autoestima de los hijos, a veces, te pasas. A veces hay niños que vienen con autoestima de fábrica (si, si no es broma). Las consecuencias: Un chaval prepotente, que lo sabe todo, que está por encima del bien y del mal, que la culpa de sus desgracias siempre es del empedrado, nunca se equivoca y da lecciones magistrales a diestro y siniestro. Resultado: Un ser tristemente patético al cual le van a "dar" por todas partes. Creo, que el término medio es la virtud, como siempre, pero... ¿Dónde buscas el término medio si no conoces la cantidad con la que partes?
En fin, nada nuevo. La educación de los hijos se nos sigue escapando de las manos, se nos escurre por entre los dedos, porque no somos papeles en blanco al nacer... pero nadie nos cuenta a los padres que pone en las hojas que traen bajo el brazo.
Un saludo
Natacha.

Maria dijo...

Bienvenida Sofi gracias por tu visita y por tu comentario. Creo como tu que la autoestima es un asunto complejo. Llegar a conocerse y aceptarse es una labor educativa a cargo de los padres y creo que depende tambiem de la educación no construir castillos en el aire. Los padres hemos contado con las enseñanzas vividas y sobre todo con la intuición. Tal vez haya llegado el momento de pensar en un entrenamiento eficaz para educar a los hijos.

Hola Adolfo. Se supone que son las emociones las que nos ayudan a razonar pero a veces esos razonamientos acaban en verdaderas tonterías, de ahí el título del blog. Bienvenido y gracias por la visita y por tu comentario.



Hola Natacha. Muchas gracias por este comentario que efectivamente me interesa mucho. Educar es una complicada tarea para la que tampoco los padres hemos sido educados y en este mundo tan cambiante alguien va a tener que poner algunas herramientas a disposición de los padres porque, como dices, la cosa se nos va de las manos.

ISOBEL dijo...

María me quedé en la E.S.O., cuando escuchas a los padres, que su hijo es muy listo y ha suspendido todas, pero es que es vago...y así lo van pasando de curso y la criatura cada vez mas adormecida y mas perdida,y todo se justifica, cuando no se puede corregir con boli rojo porque se les traumatiza, me da miedo...porque al final estamos creando esclavos,para que otros los dirijan a su antojo.

Zafferano dijo...

No hay mejor recompensa que ver la cara de un niño cuando se le dice "Qué bien lo has hecho", es impagable.
No tuve esa suerte de pequeña, quizas por eso, de mayor, entiendo la importancia de sentirse valorado.
Besos María!

Maria dijo...

Buenos días Isobel, gracias por tu comentario. Creo que estamos todos un tanto amedrentados por los resultados de la escuela y lo que dices es el pan nuestro de cada día. Mantener el interés de los chavales es uno de los grandes problemas.


Hola Zafferano, me alegra verte por aqui. Veo con frecuencia lo que dices, lo contentos que se ponen los niños y cómo quieren demostrarte con pelos y señales lo bien que lo hacen y tambien cuanto se desaniman si la respuesta adulta es indiferente o templada. Difícil equilibrio.

Germán Ulrich dijo...

María: reflexionar sobre nosotros y los otros... un tema interesante, un texto interesante. Me gusta tu espacio, prometo volver con más tiempo, aquí hay mucho por leer.

Germán Ulrich dijo...

Y he vuelto. Hay un comentario sobre la valoración de nuestro trabajo y el sueldo. He escuchado por ahí una frase: "esta empresa me da de comer". Es una frase engañosa. Lo que da de comer es el esfuerzo, la empresa es sólo el motivo de ese esfuerzo. Me gustó mucho esta artículo. Qué cierto es eso de "qué alto estás" en vez de "qué bien lo has hecho". María, mis felicitaciones

Maria dijo...

Casualidades German. Acabo de volver de un paseo por tu blog. Creo que en la última entrada titulada ESTA PAZ se puede apreciar lo que significa valorar y valorarse, pero habrá que leer después el siguiente, el que se titula VISITA para sentirlo mejor. Muchas gracias por tus visitas que han permitido este concurso de circunstancias. Un abrazo.

Bandini dijo...

Muy buen post y muy de acuerdo con lo que en él dices.

Maria dijo...

Gracias bandini, por tu visita y por tu comentario. Nos vemos.

gaby dijo...

Vaya temas: Autoestima, valoración de terceros hacia nosotros y la "forma y medida" en que uno expresa reconocimiento hacia los demás.... En verdad son complejos.
Creo que en la actualidad la autoestima va muy ligada a las nociones de belleza, éxito e inclusive de felicidad que vemos plasmadas en los medios y que de forma inconciente tomamos como verdaderas. Es por esto que raramente llegamos a reconocer el mérito que tenemos y por ello también juzgamos a los demás bajo estos parámetros y enseñamos a los niños a seguir el mismo camino.
Todo un circulo vicioso.
María: Gracias por la visita y nos "veremos" pronto.

Adolfo Calatayu dijo...

Querida María: yo otra vez,disculpa que te escriba aquí pero como no tengo tu mail debo utilizar este medio.
He decidido "lanzar" una convocatoria masiva a los amigos que leen y comentan en mi blog; la idea sería que envíen un post,"tema libre",como en el cole jajaja,puede ser una foto,un poema,algo breve,extenso,serio,gracioso,procaz,lo que se les ocurra,lo importante es la libertad,y la posibilidad de conocerse,estimular la imaginación y tener la posibilidad,a lo mejor,de profundizar la amistad.
Muchos cariños

Conciencia Personal dijo...

María:

eres psico??? Interesante el artículo, lo que somos, porque no creo en el futuro(seremos) depende mucho de la autoestima; reconocernos en nuestras ventajas, miserias y fortalezas y trasmitir eso a los demás en un respeto mutuo...

gracias, un gran saludo, monique.

Maria dijo...

Bienvenida Gabi y gracias por tu comentario. Creo que lo que dices es cierto y preocupante. Afortunadamente uno suele conocer a personas que estan contentas con lo que son y no se miden por los baremos que dan los medios. Quisiera creer que estas son más numerosas y que las otras son minoría, tal vez me engañe ¿quien sabe? Pronto nos "veremos" sin duda Gabi, un saludo

Adolfo: Te contacto via email ¿de acuerdo?

Hola Monique: Me encantó tu frase "reconocernos en nuestras ventajas, miserias y fortalezas y trasmitir eso a los demás en un respeto mutuo...". Claro que en general me gusta mucho como escribes. Gracias por tu visita. Saludos

Cecilia Gauna dijo...

otro buen post, coincido en que viaja por internet mucha cuestión de alcanzar la felicidad en 10 pasos.
Somos complejos y de eso no hay duda.
Un beso María me gustan mucho los artículos de tu blog

Maria dijo...

Gracias Cecilia por tu amable comentario. Me alegra que te gusten los temas de este blog. Pienso como tu que la suma de las partes nos hace muy complejos y no sirve desear simplificar. Un saludo.

AdR dijo...

Este post me qyuda mucho en estos momentos, Me lo apunto para releerlo estos días :) Tienes un blog muy interesante.

Besos

linsii dijo...

que porqueriaaaaaaa!!

sqiar dijo...

SQIAR (http://www.sqiar.com/solutions/technology/tableau) is a leading global consultancy which provides innovative business intelligence services to small and medium size (SMEs) businesses. Our agile approach provides organizations with breakthrough insights and powerful data visualizations to rapidly analyse multiple aspects of their business in perspectives that matter most.