lunes, 7 de abril de 2008

Enfadarse en el trabajo es aceptable para los hombres pero no para las mujeres


Vaya, vaya, parece que esto de la igualdad de género va a resultar más complicado de lo que pensábamos. Según un estudo de la Universidad de Yale da lo mismo que te presentes para Presidente de los Estados Unidos o para un trabajo de secretaria, si eres mujer no debes mostrar tu enfado, dice la psícologa que ha realizado no una, sino TRES investigaciones distintas, publicadas en la revista Psychological Science. La gente acepta, e incluso recompensa, a los hombres que se enfadan en el ámbito laboral pero ven mal que una mujer se muestre alterada y la consideran menos competente que al hombre.

Parece ser, según estos estudios, que las mujeres solo tenemos derecho a mostrar nuestro enfado en el ámbito familiar. "Una mujer enfadada pierde nivel, sin importar cual sea su posición, dice Brescoll, que trabajó en la oficina de Clinton mientras preparaba su tesis doctoral. Durante años observó que las mujeres claramente pagan un precio por enfadarse mientras que los hombres salen favorecidos, como se ha visto además en la campaña para las elecciones primarias americanas cuando Hilary Clinton se enfadó, hecho tuvo repercusiones negativas para la candidata a la Casa Blanca.

En los tres estudios se mostraron vídeos de actores que se entendía estaban solicitando un empleo. Se pidió a los participantes del estudio que indicaran el grado de responsabilidad que debía dárseles y la percepción que tenían de su nivel de competencia, si debían ser seleccionados por la empresa y en ese caso cuál debería ser su salario. Tanto hombres como mujeres llegaron a las mismas conclusiones. Los hombres enfadados merecían un puesto superior, un salario mayor y, además, fueron considerados más aptos para el puesto que las mujeres enfadadas.

Sin embargo cuando los actores/solicitantes de empleo mostraron tristeza el sesgo ya no fue tan evidente y las mujeres fueron catalogadas al mismo nivel que los hombres en competencia y en categoría pero, sorprendentemente, no en cuestión de nivel salarial.

Brescoll y su colega compararon entonces a los solicitantes del puesto que se habían enfadado con los que no mostraron emoción alguna y esta vez mostraron a los participantes vídeos en los que hombres y mujeres buscaban trabajos de menor categoría. El resultado fue nuevamente sorprendente. Los hombres enfadados eran más valorados que las mujeres, independientemente del nivel del puesto que solicitaran. Sin embargo estas disparidades desaparecieron cuando tanto ellos como ellas evitaron mostrar lo que sentían aparentado una actitud neutra.

Finalmente en el tercer estudio se observó una actitud menos negativa hacia las mujeres enfadadas si éstas explicaban sus motivos, y sin embargo los participantes del estudio fueron más duros con los hombres enfadados si estros mostraban sentirse dolidos, quizás, dice Brescoll, esta actitud se deba a que los participantes consideran que manifestar dolor es un signo de debilidad.

Da que pensar que en un tiempo de grandes avances culturales, científicos y tecnológicos la actitud de las personas sea tan parecida a la de los humanos más primitivos y de nuevo no puedo evitar pensar en aquello que dijo el antropólogo de Atapuerca Eudald Carbonell: somos primates poco humanizados

recibir actualizaciones por correo electrónico

38 comentarios:

celebrador dijo...

Pes si es verdad que nosotros estamos "poco humanizados", ¿quien es el punto de referencia de esa escala?

Terox dijo...

Pues estos estudios son necesarios, y que se popularicen entre los que trabajen con recursos humanos, para ver si algún día podemos acabar con estos prejuicios. Me temo, sin embargo, que deberá pasar bastante tiempo...

Cristina dijo...

Mientras en el mundo se trabaje gracias al miedo y no a la motivación se seguirán dando episodios tan patéticos como este.
Saludos
Cris

Marian dijo...

María, es muy cierto lo que cuentas en el post.
Una mujer que muestra su enfado en el trabajo generalmente es considerada de "histérica".
Un hombre que muestra su enfado en el trabajo generalmente es considerado como un empleado de carácter, muy acto para llevar adelante cualquier empresa que se le encomiende.
Menos mal que algunos hombres ya van tomando conciencia de todas estas barbaridades, aunque aún son muy muy poquitos.
Un beso.

Cecilia Alameda dijo...

Por el contrario, un hombre que no grita ni gruñe, que trata de hacerse obedecer y respetar apelando a la inteligencia y al razonamiento, se considera débil. En el trabajo y en la política. Tenemos dos casos: a Zapatero y a Rajoy les tachan de blandos algunos medios de comunicación, supongo que por su agresividad menor en relación a otros políticos.
¿No sería ya hora de desterrar el cabreo y el mal humor como método de conducta de hombres, mujeres y niños?

cojoiden dijo...

Acabo de dejar un trabajo porque pretendían que estuviese once días sin librar, cuando reivindiqué lo ilegal del asunto mi jefe calificó mi reacción como "una subida de leche" y muchos de mis compañeros sólo comentaron: Cómo sois las tías, siempre liándola.
Triste pero cierto.
Ah, y que conste que no levanté la voz ni perdí los nervios ni una sola vez

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Interesante este post, yo en la realidad no entiendo el porqué se valora más al hombre que se enoja que a la mujer que también lo hace.

Mi pregunta iría en este sentido, ¿que aporte positivo tiene para la calidad de profesional un hombre que se enoje?

Y que es lo que le resta a la mujer, que le suma al hombre, ¿cuando ella se enoja?, la hace menos profesional? menos mujer?, menos inteligente'.

Qué cosa más rara en verdad.
Saludos

Frabisa dijo...

Serán científicos reconocidos, no lo dudo, pero sus conclusiones han conseguido sacar lo peor de mí y por tanto, ME HAN ENFADADO.

Además, no estoy por la labor de explicarles los motivos.

No se puede perder el tiempo de peor manera ehhhhh..

Me pregunto porque no investigan sobre la los problemas mentales que acosan a esta sociedad tan avanzada en la que vivimos.

un besito

Cristina dijo...

Me descojono con tus coments en mi blog, son geniales, he pasado por aqui para agradecertelo

Besos

Cris

P:D: Un par de aguitas hoy?

Maria dijo...

Muchas gracias a todos por la visita y los comentarios.


Celebrador tratándose de un arqueólogo, antropólogo y paleontólogo, creo que el punto de referencia de esa escala podría ser el comportamiento humano versus el de los primates y otros animales con los que tenemos en común el cerebro reptiliano.


Terox, estás en línea con Einstein que decía que "es mas fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.


Cristina desde luego a estas alturas de la película, los resultados de este estudio si parecen patéticos.


Marían, esto es igualito que en la jungla, el animal más bestia es el líder, el macho Alfa es el que da los puñetazos en la mesa, como quien dice.


Cecilia, tambien pienso que ya va siendo hora de abandonar los gruñidos en plan oso y pasar a la siguiente fase de nuestra evolución pero ya ves...


Bienvenida cojoiden. Me encantaría saber que hubieran dicho si la reivindicación hubiera venido de un hombre ¿solidaridad tal vez?


Hola Roy. Francamente yo creo que estos prejuicios son cosas de la evolución y vienen del instinto, de nuestro pasado primitivo, cuando el macho tenía que ser fuerte y hacer mucho ruido para defender el territorio, amedrentar a otros machos peligrosos y llevarse la mejor hembra para asegurar la descendencia y la supervivencia. La misión de la hembra era sacar adelante a las crias, y precisamente, enfadarse con las crias es lo que no está mal visto, según dice el estudio.


Frabisa no te enfades mujer que los pobres sociólogos no tienen la curpa curpita e igual se aburren a morir en esos trabajos de investigación. Un beso.


Cris, nooooo mujer, que el agua es para las ranas y pa los peces que nadan bien. Yo tambien te agradezco la visita doble. Besotes

Froiliuba dijo...

Ante todo, gracias por visitar mi "casa", ya tengo claro que llegas de la mano del blog de Dio, ha sido un placer.

Esta claro que todo esto se resume en eso tan típico: una mujer cabreada es una histérica y un tio cabreado es un machote.
¿tardaremos otros tres mil años en dejar de pensar esas cosas?
un beso

Maria dijo...

Pa mí que si, Froiliuba, 3000 parece una buena cifra.


PS//Del blog de Dio, si. No pude resistirme a la influencia de los godos, me guardé la lista, claro, y luego me fuí a verte. Bienvenida, un abrazo y mañana más.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Maria,

Excelente artículo.

Felicidades por tu blog.

Saludos,

Juan

neurotransmisores dijo...

La tradición dice: "Un hombre enfadado es un machote y una mujer enfadada es una histérica".

Saludos.

María dijo...

Pues yo creo que no es nada agradable ver a nadie enfadado, igual da sea un hombre o una mujer, un adulto o un niño, un anciano o un adolescente, es muy desagradable a alguien con el ceño fruncido, con cara seria con pocas palabras o muchas y mal dichas a cualquier persona, al igual que donde se encuentre sea en el trabajo, en el hogar, o de fiesta. Pero contra eso nada se puede hacer porque todos tenemos un mal día.

Siempre es mucho más agradable ver una cara sonriente, una persona optimista y con buen humor.

Un abrazo tocaya.

Senior Manager: dijo...

Al menos en occidente la mujer puede enfadarse y lo peor que le sucederá es que será incomprendida, pero en otras culturas ni siquiera tienen derecho a enfadarse y mucho menos a mostrarlo en público.
La mujer lamentablemente sigue luchando por reivindincar su importante papel en la sociedad por lo que deberá vencer todas las trabas que viene arrastrando desde que éramos primates.
Slts
SM

Maria dijo...

Hola Juan, bienvenido, y gracias por la visita y por tu apoyo. Saludos



Hola NT, esa es la cuestión, amigo, porque los participantes en el estudio evidentemente eran mas o menos mitad hombres mitad mujeres. Un abrazo



¡Hola Tocaya! Después de haber visto cerca de 50 estudios diferentes sobre la agresividad, la hostilidad y la ira he decidido que mejor miro a quien tiene que padecerlo como quien mira a alguien que tiene que soportar un fuerte dolor de cabeza, una lumbalgia o algo parecido, sin esperar que el dolor se vaya ya mismo, y de pronto soy yo la que se siente mucho mejor cuando tengo que enfrentarme a esos estados de ánimo y hasta consigo a veces consolar a quien lo sufre y si no hay forma, salir corriendo. Besitos



¡Cuanta razón tienes Senior! Lo malo es que según la wikipedia el hombre pertenece a la familia de primates hominoideos (o mejor aún, riete, anda, homininos). Lo llevamos claro... je je je. Un beso.

Ernesto Allende Cafrune dijo...

Vayamos por partes, que decía Jack el Destripador.

¿Que es enfadarse? ¿Donde está la frontera entre reconvenir y enfadarse? ¿Enfadarse es ser ineducado?

Por el contrario, ¿enfadarse es manifestar contrariedad ante incorrectas actitudes de superiores, compañeros o subordinados?

No se, no se.....

NORKA dijo...

De verdad no soy anti investigaciones es decir voy con la evoluciòn pero ya te digo hay que hablar en su momento seas hombre o mujer dejarlo para luego trae quizas como concecuencia este tipo de estudios tan loco verdad.

Mil gracias bonita por pasar en verdad es un placer verte por allà.

Un beso de chocolate venezolano.

Ignacio Bermejo dijo...

Bueno... yo no soy de los que opinan que el hombre es un lobo para el hombre. al contrario. Estoy convencido que, por regla general, el hombre dispone de una buenísimos principios, intenciones, voluntades, etc..., lo que pasa es que las circustancias a veces nos juega malas pasadas. Creo que somos primates evolucionados y muy humanizados. De lo contrario muchas cosas en mí perderían su sentido. Gracias María por tu visita y tus palabras. Te anímo a que intentes escribir. A veces no sale a la primera pero si a la segunda, o a la tercera. Escribir siempre merece la pena. Un beso.

Maria dijo...

Hola Ernesto. Enfadarse tambien me parece lo más normal del mundo, lo fastidioso es que mientras los hombres pueden mostrar su enojo sin que se les juzgue mal, las mujeres tenemos que controlarnos y resolver el enfado con buena cara. Vaya, que no somos medidos por el mismo rasero.



Hola Norka, te había perdido momentáneamente, pero ahora ya te tengo "fichada" en mis RSS.

Guardarse las cosas es mal asunto desde luego. Calmarse primero y después buscar soluciones creo que es lo mejor pero reconozco que a mi me cuesta bastante.

Un besito de violetas imperiales madrileñas, je je.



Hola Ignacio, bienvenido. Escribir escribo, bastante, otra cosa es que me guste lo que escribo. A veces hago un repaso de lo que escribí en los últimos años y veo que podría guardar solo unas cuantas frases, o algún poemilla burlesco, quizás por eso admiro tanto a quien lo hace bien. Un beso

MANU dijo...

Hola María, yo lo que no entiendo es que haya que enfadarse, entendiendo por enfadarse, el grito,el desprecio etc, tanto si eres hombre o mujer.La sociedad sigue siendo sumamente machista, y si el enfado viene del jefe, todos a callar, si el jefe es mujer, los comentarios te los puedes imaginar.Yo creo que aún tienen que pasar varias generaciones, para que la igualdad sea efectiva en todos los campos.
Gracias por tu comentario en mi blog, y te invito a visitarme las veces que tu quieras, yo si me lo permites entraré en el tuyo.
Apertas gallegas

Fernando dijo...

El tema es apasionante, y es eterno, aunque este de rabiosa actualidad. De lo que no hay duda ninguna, parece que hay acuerdo unánime,es de que se trata de una discriminación inadmisible aunque en claro camino de retroceso. Pero ¿Hasta cuando va a durar?. Esa es la pregunta.

Agradezco tu cariñosa felicitación, en mi blog, y te felicito por el tuyo tan interesante y bien construido.

Zafferano dijo...

Pues que se preparen con las generaciones de niñas que vienen... auténticas fierecillas!

Besos

HUGO dijo...

Hola Maria estoy de vuelta y gracias por tu apoyo, respecto al tema soy de los que piensan que el enfado debe dejarse fuera del trabajo ya mas si este se trajo desde el hogar,saludos.

Maria dijo...

Hola Zaffe: Sería genial poder comparar este tipo de estudios dentro de 15 años. Besitos



Hola Hugo: Dejar el enfado fuera del trabajo (y del hogar, ya que estamos) sería lo ideal, pero lo veo complicadillo. Un saludo Hugo. Me alegra que se haya resuelto el problema en tu blog.

RosaMaría dijo...

Verdaderamente siempre se relaciona el enfado con "esos días", cosa impensable con el enfado masculino que es "todo un caracter" Felicitaciones por tu post. Me alegro de conocerte.

boticcario dijo...

Pues fijate, que por mi profesión llevo toda la vida trabajando con mujeres y lo único que me fastidia son las que lloran cuando hay movida. Admiro a las que se enfadan y muestran que los tienen bien puestos, pero no entiendo las lágrimas.

Ni quiero ser machista, porque no van por ahí los tiros, pero si yo fuese mujer y un tio o una tia me hiciese algo que me hiciese llorar no le daría el placer de que lo viese. Se lo negaría.

Hubo un tiempo en que tenía dos compañeras en el despacho. La que parecía más segura de si misma lloraba en cuanto le caía una bronca, provocando una reacción de sadismo en su jefe (el mismo para las dos y que, todo dicho de paso, era un gilipollas y un maleducado). La otra en cambio nunca lloró delante de él. Yo que la conocía de tanto convivir enfrente el uno del otro, sabía cuando las lagrimas querían aflorar, pero siempre se reprimía. Miraba retadoramente a su jefe y hacía que éste se retirase al cabo de un momento como el gusano que era. Siempre la admiré por eso.

Mi compañera actual es de la misma cuerda. Despotrica, se enfada y se cabrea, pero no llora. Por eso nos llevamos bien.

Besos

Desesperada dijo...

yo tengo mucho carácter y como normalmente tengo puestos de responsabilidad, suelo defender a mi equipo con uñas y dientes... y, efectivamente, esto se considera negativo en una mujer. triste. nosotras somos histéricas, ellos tienen carácter.

Maria dijo...

Bienvernida Rosa Maria. Tambien me ha alegrado mucho conocerte.
Hay mil razones para enfadarse, para sentir la llamada de la selva y rugir y los motivos hormonales tambien tendrán su razón de ser. Un abrazo


Hola boticcario: Muchas gracias por tu visita y por contarnos tu experiencia y tu opinión. Creo que voy a enlazarte y elucubrar un poco sobre el asunto de las lágrimas femeninas en un nuevo post. Besos


Hola desesperada me alegra verte por aqui. Dice un provervio francés que cuanto más cambian las cosas más siguen igual. Creo que este es el caso en cuanto a la incomprensión del enfado femenino. Un abrazo

manuel-tuccitano dijo...

Ante todo un saludo,.. en e lmundo hay gente que tiene tiempo paa todo, hasta para hacer este tipo de estudios... lo único que por experiencia te puedo decir (en mi trabajo de 28, solo 5 somos hombres)... el hombre cuando se enfada lo hace de manera muy visceral, y en poco se acaba el enfado... las mujeres el enfado es más inteligente...poca manifestación por fuera...pero dura mucho más...de todas formas sea como fuere aqui cobramos todos igual....un saludo desde Sanlúcar de Barrameda

brujaroja dijo...

La diferencia en el ámbito laboral entre un hombre y una mujer, enfadados ambos es muy sencilla:
el hombre tiene carácter
la mujer es una histérica.
Ainsss.

Dinora dijo...

Muy buen articulo, pero me ha hecho enfadar... solo que no sé si me convenga demostrarlo ;)

Saludos, un placer visitar tu espacio...

Bandini dijo...

Coincido con Mariam. Una mujer que se enfada es consideradda una histérica. Algo que he podido observar personalmente es que desgraciadamente una mujer debe ser joven, moderadamente atractiva (salir de ese intervalo puede ser perjudicial), competente y libre de responsabilidades familiares para aspirar a un mínimo de igualdad en el trabajo. Pero en términos de sueldo no. Ahí siempre será inferior al hombre...

Maria Jesús dijo...

Para que veas cuánto nos falta todavía por conseguir en el ámbito de la igualdad de género. Me encanta haber aterrizado en tu blog a través de Mi pluma de cristal de María. Interesante blog, volveré de nuevo

Maria dijo...

Saludos a todos. Muchas gracias por tomaros el tiempo y la molestia de comentar, sin vosotros este blog no sería igual.


Saludos MANUEL-TUCCITANO

Crees que lo que comentas podría tener algo que ver con la aceptación de las cosas tal como son? ¿que los hombres estan más predispuestos a aceptar la realidad que las mujeres y por eso se "desenfandan" más rápidamente mientras ellas siguen enfadadas hasta que consiguen un cambio de rumbo?


Bienvenida BRUJAROJA: Ese parece ser el dogna aceptado por todos. ¿ves alguna posibilidad de que cambie?



Hola MARIA JESUS ¡Bienvenida! Espero que nos "veamos" con frecuencia. A pesar de todo soy optimista en cuanto a algunas igualdades, lo que pasa es que creo que será un proceso muy lento y hasta cierto punto imprevisible. Preferiría equivocarme en esto último. De momento el nuevo gobierno español ha sido toda una sorpresa. Ya veremos que ocurre.

Maria dijo...

Hola BANDINI gracias por la visita. Tu apreciación de la situación es muy real y, como ya dije en otro comentario, creo que habrá que tener paciencia para verla cambiar. Saludos

Maria dijo...

jajajaja DINORA te arriesgabas a pasar por una histérica, pero sorteaste el atolladero a las mil maravillas. Muchas gracias por la visita